Al igual que muchos demócratas de Iowa, a Kelsey Bell le

encantaría ver a la senadora Elizabeth Warren en la Casa Blanca, pero le

preocupa que una mujer no pueda obtener suficientes votos para ganar.

"Es difícil para las personas de la edad de mis abuelos

aceptar la idea de una presidenta", comentó Bell, de 36 años, contadora en

Johnston, Iowa. "A mi abuelo ni siquiera le gusta ir con una doctora. Esa

generación es de mente tan cerrada".

Warren también habla por su amiga Sondra Schreiber, de 36

años, una administradora universitaria de Des Moines quien está luchando con el

mismo dilema mientras sopesa sí lanzarse a apoyar a Warren.

Su propio abuelo es un republicano acérrimo que odia a

Donald Trump, confesó. Solo hay un demócrata que está dispuesto a apoyar, Joe

Biden, y nunca votaría por una mujer. Se pregunta si esa es razón suficiente

para que ella también respalde al ex vicepresidente, porque como la gran

mayoría de los demócratas, encontrar a alguien que pueda vencer a Trump es la

consideración más importante.

"Quiero decir, sí, felizmente votaré por él en contra

de Trump si es así, pero estaría decepcionada", reveló Schreiber.

Este es el dilema de la "elegibilidad" que

enfrentan los demócratas.

Incluso los votantes a los que les molestaría ver a un

hombre blanco ganar la nominación albergan serias dudas sobre si una mujer

realmente pudiera ganar. La elegibilidad está en la mira del espectador, y los

votantes no basan sus evaluaciones únicamente en sus propios puntos de vista

sobre Warren, Biden y el resto.

"La gente mira a su alrededor y piensa, ‘bueno, estoy

dispuesto a votar por una candidata, pero no hay forma de que el neandertal que

vive en la casa de al lado, lo haga’", citó Jennifer Lawless, profesora de

la Universidad de Virginia y ex directora del Instituto de Mujeres y Política

de la Escuela de Asuntos Públicos de la American University.

El hecho de que Trump derrotara a Hillary Clinton es destaca

en la mente de muchos demócratas. ¿Otra mujer se quedaría corta contra él, o

romper la barrera de género es solo cuestión de tiempo?

“Hillary Clinton ganó el voto popular. Eso me dice que vamos

por buen camino", indicó Schreiber.

Una serie de seis encuestas recientes muestran que Biden

mantiene una ventaja de dos dígitos, seguido por sus rivales progresistas

Warren y el senador Bernie Sanders, con la senadora Kamala Harris y el alcalde

de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, muy rezagados.

Harris surgió después del primer debate en junio, cuando

atacó la postura de Biden sobre la desegregación hace cuatro décadas. Desde

entonces, ha vuelto a caer a un solo dígito, dejando a Warren como la única

mujer en el nivel superior.

De dos docenas de candidatos, solo 10 sobrevivieron para el

tercer debate en Houston el 12 de septiembre, tres son mujeres. La senadora

Kirsten Gillibrand de Nueva York se retiró después de no alcanzar el umbral de

votación antes de la fecha límite del miércoles.

"Es un campo enorme y muchos de los hombres tampoco cobran

tracción", señaló Debbie Walsh, directora del Centro de Política y Mujeres

Estadounidenses de la Universidad de Rutgers. "Es difícil crear un lugar

para una misma".

Dicho esto, Walsh agregó: "No estamos viviendo en un

mundo post-racial o post-género".

Hace solo tres años, los expertos estaban preocupados porque

Clinton no sonreía lo suficiente, o por el tono de su voz que sonaba demasiado

como un grito, como si su rival en las elecciones primarias, Sanders, fuera

conocido como un personaje sonriente y de voz suave.

"Hay claramente un doble estándar", criticó Walsh.

Warren, por ejemplo, ha abordado preguntas sobre si está

calificada al emitir planes de política más detallados que cualquier otra

persona. Sin embargo, eso genera críticas de que ella se presenta como una

"maestra de escuela, o nos está aleccionando. ... Intentar ser calificadas

y agradables es algo con lo que las mujeres deben luchar más que los candidatos

masculinos", aseveró Walsh.

En las últimas dos décadas, las mujeres han ganado y perdido

contiendas congresales aproximadamente en la misma proporción que los hombres,

cuando se postulan.

El otoño pasado, los demócratas retomaron la Cámara de los

Estados Unidos con una gran inversión en candidatas y candidatos de color.

Sin embargo, las preguntas persisten a nivel presidencial, y

es posible que no desaparezcan hasta que se rompa la barrera.

"Y luego diremos: Oh, mira, sí son elegibles",

concluyó Walsh. "Estamos viendo una evolución".

———

(c)2019 The Dallas Morning News

Visit The Dallas Morning News at www.dallasnews.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Copyright 2019 Tribune Content Agency.

Recommended for you